Actualizado:
23 agosto 2017
19:36

Largas colas protagonizan el primer día de venta de sillas

El casal iniciaba hoy la venta general de localidades para ver las Entradas
Actualidad | 18-03-2017 | facebook yahoo twitter

Desde el inicio de la mañana, las largas colas han sido las protagonistas en la puerta del Casal de Sant Jordi. Hoy se abría la venta general de sillas para las fiestas de Moros i Cristians y la gente no ha querido quedarse sin su sitio para verlas. Los más madrugadores han conseguido hacerse con las mejores localizaciones.

La venta general, que hoy se cierra a las 13,30 horas, permanecerá abierta hasta el día 22 de abril. la venta tendrá lugar igualmente en el Casal, desde las 10 a las 13 horas y desde las 16,30 a 19,30 horas, excepto sábados, domingos y la Semana Santa desde el jueves al lunes inclusive por ser festivos.Mientras, el 21 de abril, Dia dels Músics, la venta tendrá lugar en un local junto al Teatre Principal, y el mismo Dia de les Entrades aún podrán conseguirse sillas, en ese mismo local junto al Principal o en el quiosco de la ONCE que se encuentra en el Parterre. Oscilan entre los veinte y los siete euros.

Según el ponente de sillas, Alberto Rivas, las coincidencia de las entradas de Moros y Cristianos en sábado, ha provocado un aumento notorio en la demanda de sillas. De esta forma, se han puesto a la venta general 3.000 plazas, de los 18.500 asientos que se colocarán en total entre sillas y tribunas. Desde el casal afirman, que si se vendiera el aforo máximo de localidades, cabría la posibilidad de aumentar en una fila más los asientos en zonas puntuales. El año pasado se vendieron, en total, alrededor de 17.200 sillas para las Entradas, cuando se celebraron un viernes.

La demanda

La importante demanda ha quedado patente ya tras cerrarse el plazo en que vecinos y abonados han pasado a recoger y pagar sus asientos, puesto que se han retirado prácticamente en su totalidad, como también se está detectando una gran demanda por parte de personas de fuera de la ciudad y de touroperadores, hasta el punto de que a estas alturas “tenemos que decir que no es posible, algo que a mí no se me había presentado hasta ahora”.

De un tiempo a esta parte viene siendo habitual que la Associació de Sant Jordi reciba la llamada de ciudadanos de otras poblaciones, alejadas de Alcoy en muchos casos, interesados en poder presenciar las Entradas, así como touroperadores que acuden con grupos, y este año ha habido un aumento de la demanda. Siempre se ha comentado que los mejores asientos son los que se reservan para Alcoy, bien para la venta general o porque son los que pertenecen a vecinos y abonados del trayecto de las Entradas.

El nostre ciutat