Actualizado:
19 noviembre 2017
19:51

Le toma gusto a ganar

EL PAS ALCOY consigue su primera victoria de la temporada como visitante y suma ya tres en cinco jornadas
Deportes | 06-11-2017 | facebook yahoo twitter

En uno de esos partidos donde tienes más que perder que ganar por el rival –un recién ascendido– y el escenario –la pista más pequeña de la OK Liga–, el PAS Alcoy sacó pecho y consiguió una de esas victorias que quizás no brillan tanto como otras en escenarios muchos más lustrosos de la competición, pero que ponen en alerta a los rivales y elevan la autoestima de un grupo que está temporada ha caído de pie y está llamado a hacer cosas interesantes a poco que se siga por el camino actual.

Los de Sergi Punset tuvieron el aplomo para dominar el partido de principio a fin y en los momentos de flaqueza ahí estuvo Guiri, que en la ciudad en la que le vio nacer volvió a demostrar que actualmente es uno de los mejores porteros de la OK Liga. El PAS Alcoy tomó buena nota de lo sucedido cuatro días antes en casa ante el colista Asturhockey, en el que al equipo le costó gestionar el partido con el marcador ajustado, cosa que no sucedió en Palafrugell donde los azulgranas se mostraron en todo momentos muy solventes y seguros.

Nada más empezar, en la bola de saque, Pere Cañellas observa que los jugadores del Palafrugell no están bien colocados en la pista y no se lo piensa dos veces, sorprendiendo al exazulgrana Linu a los 14 segundos. Mejor no podían empezar las cosas para el PAS Alcoy. Los minutos fueron pasando con control del juego por parte de los de Sergi Punset, hasta que a falta de 32 segundos para el final de la primera parte, el Palafrugell le devolvía la moneda y Gerard Pujol anotaba el empate.

Este gol no cambió la mentalidad del PAS Alcoy, que a los cuatro minutos de la reanudación se volvió a poner por delante en el marcador con un gol de Maxi Oruste, el sexto del argentino. Un minuto después vino la jugada que pudo cambiar el signo del encuentro, tarjeta azul para Pere Cañellas –lleva dos en cinco jornadas– pero Xavi Aldrich no logra superar a Guiri, quien a 30 segundo del final le detuvo una falta directa a Gerard Pujol. Seis minutos más tarde, vino el gol de Mathias Arnaez que zanjó cualquier discusión del lado que iban a caer los tres puntos del encuentro.

El nostre ciutat