Actualizado:
22 octubre 2017
21:35
Salva Pérez

Límites de velocidad

| 21-09-2017 | facebook twitter

Dicen que el mejor político es el que s Una vez más tenemos que lamentar la falta de congruencia a la hora de colocar la señalización adecuada acorde a las características de la vía, intensidad del tráfico y circunstancias del mismo. No se puede colocar un límite de velocidad por obras superior al existente de forma normal. Por el orden de prioridad entre señales: 1.Señales de los agentes. 2. Señalización circunstancial que modifique el régimen de utilización normal de la vía y señales de balizamiento fijo. 3. Semáforos. 4. Señales verticales. 5.Marcas viales. Las señales de obras modifican el régimen de utilización normal de la vía, por tanto, prevalecen sobre el resto.

Pero por otro lado también tenemos que lamentar la demagogia de algunos partidos de la oposición grabando videos y alterando la percepción de la realidad de los ciudadanos para su propio beneficio. Así lo señala el refrán: “El fin justifica los medios”

No quito razón a los que dicen que la limitación de 20 Km/h es “algo excesiva” Pero justificar el no respetar un límite de velocidad por un conductor, diciendo: “que puede generar que algunos conductores se pongan nerviosos y puedan llegar a provocar situaciones peligrosas” Es demagogia barata. Afirmar que “hasta el autobús urbano rebasa los límites de velocidad” son dos cosas: en primer lugar, faltar a la profesionalidad del conductor y, en segundo lugar, demagogia de ocasión.

Desde la oposición se dice “en temas de tráfico, anteponemos la seguridad del peatón” Esto es, que la seguridad del resto de conductores, ciclistas, motoristas… no se tiene en cuenta. “Siempre aplicando criterios técnicos” Pues, una de criterios técnicos que no son de mi invención sino, de estudios publicados en la revista de la DGT.

–El 90% de los accidentes de tráfico es responsabilidad del factor humano. Por tanto, no alimentemos su ego incitando a una conducta temeraria porque el político de turno ha puesto una limitación de velocidad excesivamente baja según el criterio de la oposición.

– Según un estudio del INTRAS, con velocidad inadecuada las muertes por accidente se multiplican por 3 y por 6 si se excede el límite de velocidad. A marcha lenta se multiplica por 1,5.

– La distancia de detención de un vehículo viene dada por la suma de la distancia de reacción y la distancia de frenado. Esto es, la primera es la distancia que recorre el vehículo desde que vemos el obstáculo hasta que pisamos el freno. En condiciones normales tardamos un segundo en pisar el freno. A una velocidad de 30 km/h el vehículo recorre en ese lapso de tiempo unos 9 metros aproximadamente. La distancia de frenado es la que recorre el vehículo desde que pisamos el freno hasta su detención total. Esta distancia depende del pavimento, neumáticos y, sobre todo, de la velocidad (mayor velocidad, mayor distancia. Por lo de la energía cinética que acumula un cuerpo en movimiento). Por consiguiente, a una velocidad de 30 Km/h se necesitarían unos 15 metros para detener el vehículo. A éstos sumamos los 9 del tiempo de reacción, en total 25 metros para detener el vehículo ante un obstáculo. A 40 Km/h serían 12 metros del tiempo de reacción más 20 metros aproximadamente de la distancia de frenado; total 32 metros.

– Según varios estudios (Organización Mundial de la Salud, OCDE/ECMT), en atropellos a 30 km/h la probabilidad de heridas mortales es del 10% (el 90% de los atropellados sobrevive); del 80% a 50 km/h y cerca del 100% a 60 km/h.

– En el Reino Unido, tras limitar a 30 km/h las zonas residenciales, cayó un 67% el número de colisiones con niños y ciclistas.

Con respecto a las sanciones por exceso de velocidad. A 31 Km/h no supondría sanción de ningún tipo. Porque se aplica un margen de error en el cinemómetro (radar) de 7 Km/h en limites inferiores a 100 Km/h y del 7% en superiores. Esto es, a 37 Km/h el radar no salta. Sí lo haría a 38 Km/h. Con lo cual la sanción no sería por sobrepasar en un kilómetro la velocidad, sino por hacerlo en 8 kilómetros.

Por tanto, desde mi dilatada experiencia como profesor de formación vial y en concordancia con los criterios técnicos citados anteriormente, el límite más correcto en los puntos de la controversia y, que estaría más acorde con la seguridad de los usuarios de la vía: peatones, conductores, ciclistas, motoristas… sería el de 30 Km/h. Y señores de la oposición, déjense de querer ser más “Populares” con tanta demagogia para conseguir sus fines políticos, a costa de engañar a los “Ciudadanos”.

El nostre ciutat