Actualizado:
25 febrero 2018
10:05
Planes/Ocio | 27-01-2018 | facebook yahoo twitter

Llega al Principal un referente del teatro contemporáneo

’La Zanja’ es el último espectáculo de la compañía Titzina

Después de ‘Entrañas’ (2005), ‘Exitus’ (2009) y ‘Distancia siete minutos’ (2015), la compañía catalana Titzina regresa al Teatre Principal para presentar en la Comunidad Valenciana su último espectáculo ‘La Zanja’. Las crónicas del encuentro entre el descubridor Pizarro y el último rey inca Atahualpa, así como los conflictos mineros entre las multinacionales occidentales y las comunidades nativas, son la base de la propuesta. Esta obra, escrita, dirigida e interpretada por Diego Lorca y Pako Merino, tiene como protagonistas a un técnico europeo que llega a un lugar de Perú para poner en marcha una explotación minera y al alcalde de la localidad, que recibirá los beneficios y los perjuicios del negocio.

‘La Zanja’ nos habla de raíces culturales y antepasados, de la relación entre dos mundos –América y Europa– que han compartido parte de la historia, impregnados por las consecuencias de hoy en día.

La representación es mañana domingo, a las 19 horas. Entradas a la venta en ticketalcoi.com y una hora antes de la representación, en las taquillas del teatro.

Diego Lorca y Pako Merino se conocen en 1999 en la Escuela Internacional de Teatro Jacques Lecoq de París. Después de estudiar y trabajar en varias compañías internacionales, en agosto de 2001 fundan Titzina, con sede en Cerdanyola del Vallès (Barcelona). El teatro de Titzina tiene como objetivo generar preguntas en el espectador, hacerle reflexionar sobre los asuntos más habituales y a la vez profundos del ser humano.

Hasta el momento han producido cuatro espectáculos con éxito de crítica y público: ‘Folie à deux. Sueños de psiquiátrico’ (2002), ‘Entrañas’ (2005), ‘Exitus’ (2009), ‘Distancia siete minutos’ (2013). Sus obras están editadas y la primera, adaptada al cine. A lo largo de todo este tiempo, Titzina se ha consolidado como una compañía de teatro de creación con un marcado estilo propio, que algunos definen como ‘sello Titzina’.

El nostre ciutat