Actualizado:
22 abril 2018
20:14

Los Reyes Magos repartieron ilusión por toda la comarca

Melchor, Gaspar y Baltasar recorrieron ayer cada municipio
Comarca | 06-01-2018 | facebook yahoo twitter

La mayoría de las poblaciones del Comtat, la Foia y de l’Alcoià salieron ayer viernes a la calle para dar la bienvenida a Melchor Gaspar y Baltasar en unas Cabalgatas que transcurrieron con buen tiempo y unas temperatura agradables e incluso poco habituales para encontrarnos en los primeros días del mes de enero.

Cocentaina cumplió con la tradición de ‘La Bandeja’

En Cocentaina el Paje Real fue el primero en advertir a toda la población de la inminente venida de los tres soberanos. A las tres en punto de la tarde sonaron con fuerza las campanas de la iglesia de Santa María y el Paje Real acudió a las puertas del templo para recibir a centenares de pequeños. En ese mismo instante sus ayudantes se afanaron en recorrer los balcones de cada domicilio para cumplir con la tradición de ‘La Bandeja’ y repartir grandes cantidades de dulces, chocolates y golosinas. También a la misma hora los Reyes Magos se dejaron ver por la placeta de Sant Miquel, junto a la parroquia del Salvador, para acercarse hasta los niños y entregarles en mano chucherías así como algún que otro regalo. La Cabalgata comenzó a las siete de la tarde desde el Passeig del Comtat, organizada este año por la peña Madridista El Comtat y la Filà Contrabandistas, y la misma contó con el acompañamiento musical de las dos bandas locales junto a la Colla de Dolçaines i Tabals Mal Passet. El desfile fue fiel a la tradición e incluyó pastores, representaciones de ‘La Gaspachà’ y la Anunciación, bailes populares, antorcheros, la presencia del Rey Herodes, coreografías, un mercado y los tres Reyes sobre camellos. La comitiva finalizó su recorrido en El Pla y como es habitual, ante el Palau Comtal, se realizó la adoración a la Sagrada Familia y al Niño Jesús mientras sonaban con fuerza las campanas del Monasterio de la Mare de Déu del Miracle.

Los Reyes Magos también tuvieron paso por Muro

La Escuadra ‘Pantaló Estret’ de la Filà Contrabandistas, con la colaboración del área de Reyes del Ayuntamiento, fue la encargada de organizar la llegada de Melchor, Gaspar y Baltasar a Muro. Los Reyes Magos dejaron listo su campamento junto a la ermita de Sant Antoni y fueron muchos los que aprovecharon la ocasión para visitar este enclave durante toda la mañana de ayer. A las seis y media de la tarde un castillo de fuegos artificiales, disparado también junto a esta ermita, anunció el inicio de la Cabalgata , un acto que remonta sus orígenes al año 1902. En el cortejo destacó la presencia del Angelet de las Fiestas de moros y cristianos, varios ballets así como de numerosos antorcheros que abrieron paso al boato de cada rey. La comitiva se detuvo en la Ermita de la Virgen de los Desamparados, para que los Reyes visitaran a la patrona en su interior, y seguidamente fuera realizaron la adoración a la Sagrada Familia. Después de este momento, que estuvo acompañado por los fuegos artificiales y los efectos de luz, la Cabalgata siguió su curso por las calles del casco antiguo de Muro hasta finalizar en la Plaça del Matzem. Señalar que también los pajes negros, con sus largas escaleras, acercaron los regalos a los balcones del recorrido de la Cabalgata despertando la ilusión y emoción de los más pequeños.

Banyeres

Banyeres vio también cumplido el rito de la llegada de los Magos de Oriente con una espectacular cabalgata que comenzó en la plaça dels Plàtans. Fue allí donde se encontraron los ilustres personajes, llegados desde remotos lugares y accediendo a la población por calles distintas. El cortejo inició su itinerario y pasó por la Avenida dels Furs, el carrer La Creu, la plaça de l’Ajuntament y la plaça Major, entre una concurrencia multitudinaria. Es, sin duda, el desfile que mayor número de gente aglutina en un espacio de tiempo tan corto. Los más pequeños hacían cola para subir a las carrozas y “dar el beso” a los Reyes, obteniendo a cambio las amables palabras de Su Majestad así como una golosina o un regalito. Mientras tanto, la cabalgata seguía su recorrido aderezada por grupos de danzas folclóricas, pastores y pastoras, percusionistas, antorcheros, bandas de música y grupos de dulzainas, todo ello tras la estela de la estrella que conducía a los Magos hasta la plaça Major, donde esperaba el Rey Herodes, otro de los protagonistas de la jornada, en un palacio situado sobre la escalinata de la iglesia. El rey hebreo recibió a los visitantes con todos los elogios y hasta les rindió pleitesía con un ballet. Tras las palabras del Sumo Sacerdote, los Magos dejaron el palacio y se acercaron al pesebre, situado bajo la torre del campanario. Allí esperaba el elemento más representativo de la Navidad, el Portal de Belén, con personajes reales, donde los Reyes de Oriente realizaron la Adoración. La llegaba de esta forma a su punto final, si bien los pajes seguían trabajando con sus largas escaleras, encaramándose a los balcones más altos y repartiendo regalos entre las ilusionadas miradas de pequeños y mayores.

Visita real a toda la Comarca

Los Reyes Magos fueron también recibidos ayer con pirotecnia en l’Alqueria d’Asnar y desfilaron sobre camellos hasta llegar a la iglesia de San Miguel para realizar la Adoración. En Benilloba se les esperó en la carretera de Cocentaina mientras que en Alfafara, bajo la organización del Grup d’Amics dels Reis Mags, numerosos pajes repartieron los regalos a los más pequeños casa por casa. Melchor, Gaspar y Baltasar también pasaron por Beniarrés, Alcoleja, Agres, Penáguila Onil, L’Orxa, Castalla o Ibi. En esta última ciudad, donde los Magos tienen su producción de juguetes, los Reyes fueron recibidos por numeroso público, repartieron caramelos sin gluten y realizaron la adoración al Niño Jesús mientras los Pajes subieron también por escaleras para entregar los presentes en cada casa.

El nostre ciutat