Actualizado:
29 junio 2017
01:00
Mascotas | 23-03-2017 | facebook yahoo twitter

Motivos por los que un entrenador canino puede despedir a un cliente

Vanesa Carbonell, Educadora/entrenadora canina de Diéresis Animal

No suele ser frecuente que un profesional “despida” a un cliente, pero es un caso que ocurre en algunas ocasiones por diferentes motivos. Hoy hablaremos de las razones por las que un entrenador canino puede no querer trabajar con un cliente.

1.No tengo tiempo

Cuando contactas con un profesional de la educación canina, normalmente es porque buscas solución a algún problema – también los hay, y por suerte cada vez más, casos en los que se contacta simplemente por aprender cómo educar a un perro, es decir, antes de que aparezcan los problemas -. Casi en el 100% de los casos, las pautas que tu educador canino te dará, requerirán de una inversión de tiempo por tu parte; incluso en los casos en los que el entrenador inicie a tu perro en los ejercicios que se requieran, su mantenimiento va a requerir tiempo por tu parte. Si tu respuesta es “no tengo tiempo”, ten por seguro que ese entrenador no querrá trabajar contigo, ya que sin tiempo, es imposible que el entrenamiento de buen resultado. Recuerda, si quieres un perro, debes tener tiempo.

2. Demandas que perjudican el bienestar del animal

Aunque mucha gente no sea consciente, los educadores caninos no trabajamos buscando el bienestar de los propietarios, sino el de los perros; simplemente, en la mayoría de ocasiones al aumentar el bienestar del perro, se mejora la convivencia con el humano. Pero no te equivoques, un buen educador canino no enseñará nada a tu perro que vaya a perjudicar su bienestar. Trabajamos por y para los perros, no para los propietarios. Un ejemplo de este tipo de demandas sería querer enseñar al perro a hacer pis en una bandeja en casa para no tener que sacarlo a la calle; los perros necesitan salir fuera del hogar, conocer nuevos ambientes, estar expuestos continuamente a personas, otros perros y cantidad de estímulos… no hacerlo puede suponer que nuestro perro se “deshabitúe” a todo ese tipo de cosas y comience a mostrar reacciones agresivas en la calle, además de que un perro poco estimulado mostrará problemas de conducta casi 100% seguro, tales como destrucción en el hogar, ladridos excesivos, ansiedad, etc… Para poder “exigir” algo a un perro, sus necesidades básicas – físicas, sociales, emocionales, psicológicas… - deben estar cubiertas.

3. Buscar resultados sin querer comprender

La educación canina actual se centra en la formación del propietario principalmente, él será quien entrenará a su perro, y el entrenador se centrará únicamente en supervisar el proceso y mejorar alguna cosa que por falta de técnica no estuviera bien. Pero la educación canina no pasa por enseñar al perro x ejercicios, pasa por comprender qué es un perro, qué necesidades tiene, cómo aprenden y cómo mantener en el tiempo conductas que nos interesan; digamos que de un 100% de trabajo a la hora de educar a un perro, un 80% se dedica a formación del propietario, y solo un 20% a formación del perro. Como siempre decimos, los perros aprenden muy rápido si sabemos cómo enseñarles, y respetamos sus necesidades básicas. Rara vez un perro con las necesidades básicas cubiertas mostrará problemas de conducta, normalmente serán problemas derivados de instintos que no pasan por una falta de educación, sino por que, lo queramos o no, estamos ante una especie diferente a la nuestra, con sus particularidades e instintos.

4.No aplicar las pautas que el entrenador te recomienda

Si, por ejemplo, ante un problema de socialización con otros perros, el entrenador te recomienda que hasta que solucionéis el problema no vayas a un parque canino, y tú sigues acudiendo igual – “porque no tengo otro sitio donde soltarle para que corra…” – no te engañes, el resto de tratamiento no funcionará y tu entrenador no querrá seguir con tu formación. Si, hasta que le enseñemos a tu perro a no ladrar cuando suena el timbre, no apagas el timbre una temporada como te recomienda el entrenador, el tratamiento no servirá de nada y el entrenador no querrá seguir trabajando contigo. Las pautas se dan por alguna razón, son parte del proceso de modificación de conducta y si las ignoras, el entrenador no querrá seguir trabajando contigo, más que nada porque el resto del tratamiento no funcionará.

El nostre ciutat