Actualizado:
21 agosto 2017
13:44

Multas de hasta 750 euros por lanzar servilletas en Fiestas

El alcalde destaca en un bando que provocan molestias y caídas en los actos, y se considerará falta leve
Actualidad | 12-04-2017 | facebook yahoo twitter

El alcalde de Alcoy, Toni Francés, lo ha dejado claro en un bando: podrá sancionarse con multas de hasta 750 euros el lanzamiento de servilletas desde los balcones en los actos festeros, quedando únicamente permitido lanzar confeti y serpentinas de un diámetro de 15 milímetros máximo, que se entiende es el que dispone el de venta habitual. Curiosamente, el Ayuntamiento de Alcoy ha elegido la imagen de una escuadra especial, envuelta en servilletas lanzadas desde un balcón, para promocionar las Fiestas de este año.

Ni servilletas ni aeronaves

En el citado bando se indica que “a la vista de que el pasado año se detectó que durante algunos actos, especialmente en los desfiles del día 22, algunos individuos en lugar de arrojar desde los balcones confeti, lo sustituyeron por servilletas de papel como las utilizadas en los dispensadores de los bares, y considerando que a diferencia del confeti las servilletas, al ser de un tamaño mayor y con un tratamiento superficial que facilita la extracción de los servilleteros, cuando se acumulan en la vía pública provocan resbalones en los peatones, llegando incluso a provocar la caída de un jinete al resbalar el caballo a causa de la acumulación de este elemento”, a lo que añade que “en aplicación de la Ordenanza de Higiene Urbana, se propone considerar falta leve el vertido de cualquier elemento distinto al confeti de 15 mm de diámetro máximo o las serpentinas de ese mismo ancho en la vía pública, pudiéndose sancionar con multas de hasta 750 euros en función de las circunstancias de los hechos”.

El bando emitido por el alcalde, con motivo de las próximas Fiestas, recoge también cuestiones relacionadas con la seguridad y evacuación, los espectáculos pirotécnicos y la importancia de tener los edificios en condiciones, así como sobre ruidos, venta y consumo de alcohol. Además, prohíbe el uso de “aeronaves” por control remoto en lugares con aglomeraciones.

El nostre ciutat