Actualizado:
23 mayo 2018
20:22

Muro se disfraza para vivir un multitudinario Carnaval

Se inicia a las siete de la tarde desde el cruce de La Bola con l’Avinguda d’Alcoi
Comarca | 10-02-2018 | facebook yahoo twitter

Muro celebra esta tarde su tradicional y esperado Carnaval, una fiesta que aspira a reunir de nuevo a más de 3.000 personas y que volverá a convertirse en todo un referente en el conjunto de las comarcas del Comtat y de l’Alcoià.

El arranque del desfile en honor a Don Carnal en Muro tendrá lugar a partir de las siete de la tarde en el cruce existente entre las calles La Bola y l’Avinguda d’Alcoi. En ese instante todos los participantes tomarán parte de una multitudinaria comitiva que recorrerá las calles del Centro de la población y en la que se prevé la presencia de un total de 4 carrozas, 3 batucadas, los ballets locales y también varios equipos musicales que proporciona el Ayuntamiento.

Además, cono viene siendo habitual en los últimos años, se incorporarán varias plataformas que los diferentes grupos de disfraces utilizarán para realizar diferentes números ante el gran público que se espera que también acuda esta tarde a Muro para disfrutar del Carnaval.

La concejala de Turismo y Promoción Económica, Carol Ivàñez, destaca el gran poder de convocatoria que tiene cada año este acto y recuerda el impacto económico que los Carnavales generan en la hostelería y el comercio local. "La mayor parte de los visitantes se queda a cenar en Muro después del desfile para alargar la fiesta y cada vez son más los grupos de amigos que se reúnen para comer a mediodía y después disfrazarse. Es un día en el que el ritmo es frenético”, asegura.

La jornada de hoy también incluirá el ya clásico concurso de disfraces, al que el año pasado se apuntaron 800 personas, y que en su edición número trece cuenta con premios de 325, 225 y 170 euros para los tres que queden en mejor posición.

El Carnaval Muro, que este año ha contado con un cartel anunciador titulado ‘Festa’ obra de Juan Diego Ingelmo, pondrá su broche de oro con una discomóvil en la céntrica Plaça del Matzem.

El nostre ciutat