Actualizado:
21 octubre 2017
01:00

No se presentará a la reelección

Andrés Hernández deja el cargo de presidente del Enrile tras ocho temporadas al frente del club
Deportes | 18-02-2017 | facebook yahoo twitter

Si a nivel deportivo empiezan a salirle las cuentas a los de Sergi Punset tras sus cuatro victorias en las últimas cinco jornadas, institucionalmente se aproximan tiempos de inestabilidad y la entidad se juega mucho en las próximas semanas tras la decisión de Andrés Hernández de no presentarse a la reelección después de ocho años en la presidencia del Enrile.

Quien ha estado al frente de la mejor etapa del club en sus más de 60 años de historia, entiende que su ciclo como mandatario tiene fecha de caducidad y necesita abrir un paréntesis para que otros tomen el testigo: “Es el momento de apartarse y dar prioridad a otros aspectos de mi vida. El club está saneado y deportivamente nos hemos ganado a pulso un prestigio en la mejor liga del mundo. La entidad esta perfectamente estructurada con más equipos en la base que nunca. Tenemos el respaldo del Ayuntamiento, falta por determinar el tema del patrocinador principal, que aún no está cerrado”, ha explicado sobre los argumentos que le han llevado a poner fin a su mandato.

La intención de Andrés Hernández es convocar elecciones en abril o a comienzos de mayo para que en junio la nueva directiva pueda empezar a planificar la próxima temporada. Sobre posibles relevos, Andrés Hernández ha indicado que “de momento no hay nada. No he querido esperar más tiempo para que si alguien está interesado tenga la posibilidad de preparar la candidatura con antelación. Es el momento de que en el club entren ideas nuevas y emprenda otro rumbo. Son muchos años de dedicación y mis obligaciones me impiden seguir más tiempo en el cargo”.

El anuncio de su marcha no le impide ver con ilusión la buena marcha de los de Sergi Punset. Los negros nubarrones que se cernían sobre el equipo antes de la visita a Caldes en el último partido de 2016, con solo dos victorias en las trece primeras jornadas, ha dado paso a una racha de cuatro triunfos en los últimos cinco partidos que le han situado en una cómoda octava plaza. Andrés Hernández aún se emociona al recordar la última victoria en casa frente al Manlleu: “El sufrimiento va impreso en el ADN de este club. Empezamos los partidos bien, pero luego se complica todo. Es un lujo ver al equipo en posiciones europeas. Demuestra que se están haciendo las cosas bien y me alegro mucho. Físicamente el equipo está funcionando excelentemente”.

Los malos resultados situaron al técnico azulgrana en el ojo del huracán, algo que desmiente Andrés Hernández, quien asegura que nunca estuvo cuestionado: “Sé que el puesto de entrenador requiere de tiempo. Siempre he tenido mucha confianza en él. Quizás muchos no le conocían porque nunca había entrenado en la OK Liga, pero venía de ocupar puestos de responsabilidad en la base de clubes importantes y había entrenado a equipos de prestigio en Francia y Portugal. No tenía una tarea fácil porque se encontró con un equipo completamente nuevo. Personalmente pienso que tiene mucho mérito lo que ha hecho. Además se encontró con el hándicap de tener que conjuntar a jugadores que venían de jugar en campeonatos tan diferentes como el argentino, italiano o portugués”.

Su concepción del hockey, además, poco o muy poco tiene que ver con la etapa de Diego Mir: “Podrá gustar más o menos, lo cierto es que tiene una idea del hockey muy ofensiva. Tiene su riesgo pero físicamente el equipo está respondiendo muy bien. Esta temporada hemos visto pasar por aquí al Lloret que es el antihockey. Este es un deporte agil y bonito en el que la gente viene a disfrutar. Nunca sabes cual va a ser el resultado de un partido de hockey. Ni ganando 4-1 puedes pensar que la victoria está asegurada. Nosotros íbamos ganando 0-3 en Manlleu y nos terminaron empatando a tres”.

Pese al buen momento, Andrés Hernández prefiere ser comedido y no lanzar las campanas al vuelo. En ese sentido, destaca que “el objetivo sigue siendo la salvación. Si pasan las jornadas y el equipo sigue ahí, ya veremos. Quiero ser práctico y no pensar en otra cosa por mucho que ahora no estén rodando bien las cosas. Además, aunque ahora seamos octavos, estamos a cuatro puntos del descenso. Dentro de nada vienen partidos complicados, por lo que hemos de sumar el máximo de puntos ahora y luego ya pensaremos en Barça, Liceo, Reus y Vic. En la última jornada se dieron resultados muy raros. El Lleida fue capaz de ganar en la pista del Liceo y el Barça perdió en el Palau ante el Voltregà. Tal y como va la liga, no me atrevería a decir que la permanencia estará entre los 25 y los 28 puntos de otros años y se situará por encima de la treintena. Queda aún mucha liga y hay que ser muy cautos”.

A nivel individual, Ferran Formatjé vuelve a recordar a aquel jugador que deslumbró en su primer año como azulgrana: “No es que la temporada pasada estuviera mal. También tuvo sus momentos en los que fue fundamental para nosotros. Es un jugador que aporta mucho, no solo goles. Guiri está a un nivel muy alto, igual que David Gelmà parecía que había bajado el listón e hizo tres goles al Manlleu. Ahora mismo les doy un sobresaliente a todos”. Queda saber su opinión sobre los dos portugueses, que están pasando de puntillas por el Enrile. “Es complicado, Castanheira está entrando más en el equipo y Xavier aporta mucho en los entrenamientos. Ambos están muy integrados en el club. Es una cuestión del entrenador en la que no quiero meterme. Aún queda mucha liga y estoy convencido de que van a aportar cosas al equipo”.

El nostre ciutat