Actualizado:
25 febrero 2018
11:45

Nueva ubicación para el reparto de pólvora al descartarse el albergue canino

Las instalaciones del Molí Payá resultaban inviables al tener que cortarse dos carreteras durante día y medio
Actualidad | 20-01-2018 | facebook yahoo twitter

La pólvora no se repartirá en el albergue canino, sino que se ha tenido que buscar otra alternativa ya que el hecho de que tuviera que cortarse la carretera de acceso a estas instalaciones en el Molí Payá y la del Preventorio, durante día y medio, lo hacía inviable.

Después de que el martes se tuviera constancia de esta circunstancia, desde la Associació de Sant Jordi y la concejalía de Fiestas, junto con el armero y Guardia Civil, visitaron una zona como alternativa, y están a la espera de que el Instituto Armado confirme que cumple con las estrictas medidas de seguridad que exige la instrucción técnica complementaria del reglamento de explosivos para hacerla pública. Dicha norma es muy estricta y entre las cuestiones que fija está que en un radio de cerca de 290 metros desde el reparto debe estar protegido el terreno. Estos metros se obtienen con la raíz cúbica de los kilos de pólvora que se van a repartir, que el caso de Alcoy está en torno a los 3.000, y multiplicado por 20.

Críticas a usar el albergue

Cabe recordar que una nota de prensa emitida por la Associació de Sant Jordi se indicaba que junto con el Ayuntamiento de Alcoy habían acordado “las medidas para ajustar el acto del Alardo a la nueva reglamentación de explosivos y duplicar la cantidad de pólvora disponible, de uno a dos kilos por festero”, y remarcaban que el reparto de pólvora “se desarrollará los días 20 y 21 de abril en el albergue canino municipal”.

Unos días después desde la Protectora mostraban su rechazo a que el reparto de pólvora se reallzara dentro del albergue, y aunque se había realizado una visita previa parece que desde la entidad pensaban que de desarrollarse allí no sería dentro de las instalaciones.

El martes, miembros del gobierno municipal mantuvieron una reunión con el presidente de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas en la que el gobierno municipal planteó que estudiarían otras alternativas. En cualquier caso, y según han informado tanto desde el Ayuntamiento como desde la Associació, ha sido el hecho de tener que cortar la carretera lo que ha comportado que se busque una nueva ubicación para el reparto de pólvora.

También desde el PP han mostrado su malestar por el hecho de que se apuntara el albergue canino para el reparto de pólvora. El concejal del PP Nacho Palmer opina que “además de las limitaciones normativas, para nosotros es inaudito que los socialistas propongan el albergue municipal de animales para el reparto de pólvora, algo que influiría de manera totalmente negativa en una correcta atención, así como en el bienestar de unos animales que por su situación, el cuidado y respeto debe ser aún mayor”, y se ponen a disposición del gobierno para ofrecer alternativas. Además, inciden en que “la normativa valenciana imposibilita el reparto de pólvora en el albergue canino”.

Hoy, curso de formación

Por otra parte, pero en relación a la pólvora y el Alardo, señalar que hoy se realiza el primero de los cursos de formación para participar en este acto. Un total de 104 asistentes recibirán esta mañana el curso, en el Casal de Sant Jordi e impartido por técnicos del instituto tecnológico AITEX.

La nueva normativa obliga a los disparadores a superar un curso de formación. De esta medida están exentos aquellos festeros que acrediten dos años de experiencia en el acto durante al menos dos de las tres últimas fiestas de Moros y Cristianos. El Ayuntamiento ha certificado el listado de disparadores con esa experiencia. Aquellas personas que no hayan disparado en los últimos años o que cumplan 18 –edad mínima para disparar– deberán cursar la formación en una de las tres jornadas dispuestas.

El nostre ciutat