Actualizado:
16 diciembre 2017
19:56
Dany Vilaplana

Óscar Cano

| 08-02-2017 | facebook twitter

Solo con pronunciar el nombre de Óscar Cano a muchos aficionados blanquiazules les cambia el humor porque el granadino no dejó un buen sabor de boca en los ocho meses que estuvo en el Alcoyano. La dirección del club buscó entonces un cambio de rumbo y se demostró que fue una osadía contratar a un técnico que desconocía el grupo tercero. Aquella etapa se cerró con un cese pero aún se está pagando la distancia que cogió la grada respecto a su equipo.

Vengo a recordar el paso de Óscar Cano por el Collao, por cierto el granadino ahora es director deportivo de la Ponferradina, porque su segundo era Guillermo Fernández Romo, que el domingo se estrenó como entrenador visitante con el Sabadell, su nuevo equipo tras ser cesado hace un mes como director deportivo del Murcia. Cosas del fútbol.

Óscar Cano tras perder 3-0 en casa de L’Hospitalet en la novena jornada, en uno de los peores partidos del Alcoyano fuera de casa de la época reciente, decidió en el desplazamiento siguiente a casa del At. Baleares jugar con una línea de cinco atrás con tres centrales. Sumó al tándem Mario Fuentes-Óscar López a Víctor Mongil. Aquel día, el Alcoyano ganó 1-2. Le fue tan bien, que el granadino repitió al domingo siguiente en el derbi. El Deportivo también ganó 1-0 al Hércules y 0-2 la semana siguiente en Paterna al Valencia B. Los blanquiazules encadenaron cuatro victorias seguidas, racha que cortó el Villarreal B con su 0-3 en el Collao. Sin embargo, el sistema de tres centrales pasó a ser una seña de identidad de Óscar Cano en su estancia en nuestra ciudad. Digo todo esto porque el domingo contra el Sabadell algo de aquella impronta que dejó el técnico granadino a su pasó por el Collao, se revivió con Guillermo Fernández en el banquillo arlequinado como alumno aventajado de Óscar Cano.

El técnico madrileño, tras haber tomado nota frente al Gavà, partido que siguió en directo, tenía muy bien estudiado al Deportivo y no dudó en poner el autobús con una defensa de cinco con tres centrales de mucho oficio y el exblanquiazul Clausí ejerciendo de tapón. El fútbol muchas veces también tiene memoria. El Sabadell retrató a los de Toni Seligrat. Me temo que no será el único equipo que intente hacer lo mismo de aquí al final a su paso por el Collao.

El nostre ciutat