Actualizado:
23 mayo 2018
20:22
Gabriel Pascual

Parcialmente incomunicados

| 06-02-2018 | facebook twitter

La pasada semana celebramos el 125 aniversario de la inauguración oficial de la línea de tren Alcoy-Gandia, el conocido ‘Tren dels Anglesos’, del que tantos buenos recuerdos guarda todavía la memoria colectiva de las comarcas del Comtat y de l´Alcoià. Aquel 24 de enero de 1893 marcó un antes y un después en nuestra zona con la puesta en marcha de una infraestructura que contribuyó a nuestro desarrollo industrial, facilitó el transporte de carbón entre el puerto de Gandia y nuestras fábricas e incluso sirvió de puerta de salida a nuestros productos. Más tarde fue la opción elegida por la gran mayoría para viajar hasta la capital de La Safor y sofocar los fuertes calores del estío disfrutando de un humilde día de playa. Han transcurrido casi cincuenta años del paso del último tren entre la ciudad de los Borja y la de los puentes, y lejos de mejorar, da la sensación que hemos empeorado considerablemente en nuestras comunicaciones a pesar de que la Autovía haya agilizado el camino en coche hasta Alicante o Valencia. Vemos cada día como otra línea ferroviaria, la que une Alcoy con Xàtiva, lucha por sobrevivir mientras desde ya hace unos cuantos años nos es imposible poder ir hasta la mencionada Gandia en autobús por la ausencia de una línea que conecte nuestras comarcas con la costa. A esto se le suma la falta de buses que también sufren los pueblos pequeños de la comarca, a cuyos vecinos les resulta cada vez más difícil poder acudir hasta Alcoy, Cocentaina o Muro para poder hacer uso de los servicios de los que no disponen en sus municipios. La complicada realidad de nuestras comunicaciones nos lleva a añorar aquel pasado que vio alumbrar el ‘Tren dels Anglesos’ pero debe de motivarnos también para unir esfuerzos entre todos, y sin complejos, de cara a reivindicar ante quienes corresponda los medios de transporte que merecemos. Tal vez estamos aún a tiempo de conseguir una solución que nos evite ver de nuevo, por ejemplo, otro último tren que parte de Alcoy sin hora de regreso.

El nostre ciutat