Actualizado:
22 septiembre 2017
01:00

Publicadas las bases para adjudicar viviendas municipales

Se han concretado los requisitos y condiciones de la bolsa para optar a ellas
Actualidad | 14-08-2017 | facebook yahoo twitter

El Ayuntamiento de Alcoy ha publicado las bases que regirán de forma objetiva la creación de una bolsa de adjudicación de viviendas municipales. Se destinarán, por un lado, a familias que se encuentran con dificultades de acceso a viviendas en régimen normalizado o a atender las necesidades de alojamiento a precio de mercado. También para jóvenes de 18 a 35 años y una de las viviendas será de Emergencia Social, por lo que se podrá utilizar de forma inmediata y temporal por personas que tengan que abandonar su domicilio habitual por diversas causas. Las bases, que ya han sido publicadas en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP), regulan las condiciones, requisitos y régimen de uso de las viviendas municipales en estos tres bloques.

“Desde la concejalía de Vivienda, apostamos por las políticas activas y sociales que se adecúan a la realidad de Alcoy y que realmente aprovechan para impulsar las condiciones de vida de las personas”, ha explicado la concejala de Vivienda, María Baca. Este reglamento fue aprobado por unanimidad en el último Pleno. La concejala indica que “ha sido realizado con el duro trabajo de los departamentos de vivienda y servicios sociales, en la base del documento. Además, hemos incorporado propuestas del resto de partidos, que han enriquecido el documento final”.

María Baca destaca que “se ha plasmado en este reglamento la posibilidad de que tanto particulares como entidades públicas puedan ceder su piso temporalmente al Ayuntamiento a cambios de posibles beneficios como pueda ser la mejora de la vivienda u otro tipo de ventajas tributarias. Todo esto se plasmaría a través de un convenio”. En cuanto a la vivienda de Emergencia Social, aprovechará para atender el realojamiento de familias por ruina inminente de su residencia habitual, a familias con relaciones insostenibles por la existencia de malos tratos, a desahucios judiciales u otros supuestos excepcionales, durante un máximo de seis meses, en los que deberá ocuparse de la limpieza tanto del mobiliario como de la vivienda, así como deberá asumir los desperfectos que ocasione.

Las viviendas sociales están destinadas a unidades familiares de un mínimo de dos personas, que tengan una fuente regular de ingresos y que acrediten haber obtenido entre todos los miembros de la unidad familiar unos ingresos comprendidos entre 7.455,14 y 14.910,28 euros anuales. Además deberán cumplir otros requisitos, como estar al corriente de las obligaciones con el Ayuntamiento, no haber renunciado a oferta laboral del plan de empleo o no haber sido beneficiario en los últimos cinco años de una vivienda de protección pública, según explica la edil.

El nostre ciutat