Actualizado:
22 septiembre 2017
01:00

Quieren agilizar la apertura del centro de enfermos mentales

A mediados de este mes el gobierno municipal mantendrá una reunión con Conselleria
Actualidad | 04-09-2017 | facebook yahoo twitter

El recién concluido mes de agosto se han cumplido siete años del inicio de las obras del centro de enfermos mentales (CEEM) ubicado en el Barranquet de Soler. Unas obras que si bien finalizaron con un importante retraso respecto a lo apuntado inicialmente –en el acto de colocación de la primera piedra se habló de un año–, no han podido aún dar sus frutos y lo peor es que el proyecto todavía no tiene visos de ver la luz.

La concejala de Políticas Sociales, Aroa Mira, destaca la importancia del recurso, que tendrá carácter provincial, y la necesidad que hay de él a nivel comarcal, donde existe una fuerte demanda. Y de ahí que lamente el retraso que acumula el proyecto, a pesar de que el Ayuntamiento ya ha formalizado la cesión del edificio a la Generalitat, de cara a que la administración autonómica pueda proceder al equipamiento del centro y su posterior gestión.

Este trámite se llevó a cabo a finales del año pasado y la intención del gobierno municipal ahora es reactivar el proceso burocrático para agilizar la apertura del centro . En este sentido, la concejala avanza que a mediados de septiembre tienen prevista una reunión con el director general de la secretaría autonómica de Servicios Sociales y Autonomía Personal de la Conselleria. “Seguimos trabajando en todos los trámites que permitirán ceder el CEEM para el equipamiento y gestión autonómica en un proceso que ha sido muy largo y complejo, debido a como se encontraba tanto la obra como el expediente cuando accedimos al gobierno”, señala la edil.

También quedan pendientes de acometer unas obras de adecuación en el solar que ocupa el futuro centro de enfermos mentales, unas mejoras que “pensábamos que podría realizar la propia empresa constructora, después de las sucesivas demoras en las obras, pero que finalmente tendrá que asumir el Ayuntamiento”, indica Mira.

El nostre ciutat