Actualizado:
19 enero 2018
01:00

“Quiero ser un jugador importante”

Deri Mataix repasa sus inicios y su llegada a la OK Liga
Deportes | 08-01-2018 | facebook yahoo twitter

Tiene la frescura y la ilusión de aquel que con 20 años quiere comerse el mundo, pero con el recorrido y la templanza de alguien que ya lleva un lustro en la élite a la que llegó siendo un adolescente y compartiendo vestuario con jugadores que le doblaban en edad. Es Deri Mataix, nacido en el seno de una acomodada familia alcoyana y protagonista de una historia personal cautivadora, después que un día decidió abandonar la protección familiar y con apenas 15 años se fue a vivir solo, a casi 500 kilómetros de casa, en un piso junto a otros chavales a los que nunca había visto, todo por un sueño: ser jugador profesional de hockey.

Cinco años después de aquel momento, de lo que para muchos fue una locura de adolescente, una rebelión contra el mundo, empieza a recoger los primeros frutos, es uno de los jugadores con mayor proyección de un Lleida que ha logrado reunir una plantilla de lujo para plantar cara a la hegemonía de Barça, Liceo y Reus, los tres grandes trasatlánticos de la OK Liga y, en consecuencia, casi del hockey mundial. Un trabajo en silencio, sin la protección y el contacto directo de los suyos, que acaba de tener su reconocimiento a nivel local, con el mayor galardón que puede recibir un deportista alcoyano, el Premio Juan Agudo Garat 2017, que distingue al mejor deportista local de la anualidad.

El deporte local supo por primera vez de un chaval que compaginaba el fútbol con el hockey, que fue campeón local con el At. Salesiano y por un momento dudó en poner todos sus esfuerzos y dedicarse al fútbol, cuando Diego Mir, que por entonces era el técnico del Alcodiam, hizo debutar a un chaval de apenas 15 años en la OK Liga en la pista del Blanes. Muchos creyeron ver en aquel adolescente de apariencia débil, que en la pista se desenvolvía con personalidad y una velocidad endiablada, a un jugador con gran potencial para ser la referencia de una cantera que no terminaba de asentarse en el primer equipo del Patín Alcodiam.

REGRESAR AL ALCODIAM

La opción de volver al Alcodiam, desvela Deri Mataix, la tiene muy presente, pero piensa que ahora no es el momento. “No me gustaría regresar como un jugador en la parte final de su carrera, sino en su plenitud. No quiero ser un jugador más, sino uno importante. Mis planes ahora pasan por seguir un par de años más en la OK Liga y después marcharme al extranjero, probar en Italia o Portugal, que es donde están los jugadores más importantes si quitamos a Barça, Liceo y Reus. Igual que tuve claro irme a Cataluña, me encantaría probar otro hockey. Quizás aquí veamos la liga más completa, porque en la OK Liga cualquier jugador es muy bueno, todos saben defender y atacar. Aquí el juego posicional es muy bueno. En Italia o Portugal los equipos son más incisivos, hay más

El nostre ciutat