Actualizado:
16 agosto 2017
18:06
Locos por... | 11-05-2017 | facebook yahoo twitter

Reflejo de un artístico futuro

Natxo Uribe es uno de los jóvenes alcoyanos que han tenido que mudarse fuera de España para poder disfrutar de su profesión. Actualmente, a sus 33 años, está viviendo en un pequeño pueblo de Noruega llamado Bø, donde además de trabajar a media jornada como jefe de barra de un hotel, ha podido hacer realidad sus sueños laborales dedicando el tiempo a sus pasiones: la Ilustración, el diseño gráfico y la caligrafía.

El joven alcoyano residente en Noruega Natxo Uribe, iba a alcanzar este año el clímax en su vida laboral cuando recibió la llamada desde el campus de la universidad de Høgskolen i Sørøst-Norge situado en la ciudad de Kongsberg, para encargarle la elaboración de un mural en una de sus paredes. Una vez le habían encomendado la tarea, Natxo no dudó un momento en que la persona idónea para ayudarle a llevarla a cabo, iba a ser Vincent Company, un compañero de Alcoy con el que ya había realizado otros trabajos.

De esta forma, los dos artistas se pusieron manos a la obra con un mural que, aunque realizarían de forma conjunta, iban a dividir en dos secciones: Vincent se iba a encargar de una parte más plástica y Natxo iba a trabajar en el texto que aparecería bajo de la ilustración. La idea de Natxo para el texto era clara, “buscaba unas palabras que motivaran a los estudiantes de la universidad” afirma el ilustrador. Tras un tiempo de investigación, el alcoyano iba a encontrar su inspiración en un texto del violonchelista catalán Pau Casals que según Uribe “afirma que todo el mundo tiene un talento oculto, solamente hay que motivarlo para sacarlo a relucir”.

Paralelamente, Vincent iba a diseñar una ilustración complementaria a las palabras de Pau Casals. En el dibujo se puede observar un gran árbol con el que el artista ha querido representar la sabiduría. A su alrededor podemos encontrar numerosas piezas que “con el fin de jugar con la profundidad “, explica Company, “se van convirtiendo en formas más completas y coloridas”. Finalmente, Vincent describe que “aparecen representaciones humanas cogiendo algunas de estas piezas con el fin de simbolizar que cada alumno toma sus propias decisiones”.

Tras un mes de trabajo, los alcoyanos han finalizado un mural que anuncia una carrera artística que no ha hecho más que empezar.

El nostre ciutat