Actualizado:
19 octubre 2017
20:10

Repararán los adoquines de Sant Nicolau y buscan alternativas

La previsión de la concejalía de Obras es empezar en unos días, sin cortar el tráfico totalmente
Actualidad | 20-03-2017 | facebook yahoo twitter

El Ayuntamiento, a través de la concejalía de Obras y Servicios, va a poner en marcha una reparación de los adoquines que se encuentran en mal estado, centrándose en la calle Sant Nicolau que presenta mayores problemas. La previsión es que la reparación se ponga en marcha en los próximos días y la idea es que pueda actuarse por partes y en horario nocturno, con el fin de causar las menores molestias posibles, si bien de momento quedan matices de la intervención por concretar.

El objetivo es que la calle Sant Nicolau presente el mejor estado de cara a las Fiestas de Moros y Cristianos del mes de abril, teniendo en cuenta que se trata de una calzada ampliamente utilizada durante esos días, pues son muchos los actos festeros que discurren por ella.

Tal y como apunta el concejal de Obras y Servicios, Jordi Martínez, la idea es llevar a cabo la actuación en sentido longitudinal, con el fin de no tener que cortar la calle a lo ancho, y la intervención pasará por retirar los adoquines que presentan problemas volviéndolos a colocar realizando la actuación necesaria para que queden compactos y sin hundimientos. El presupuesto para subsanar el problema que presentan las zonas más castigadas es de alrededor de 3.000 euros, según la previsión actual.

Buscar otras soluciones

Mientras se prepara esta reparación, desde la concejalía buscan alternativas y el edil avanza que se estudiarán nuevas soluciones para la calzada, como puede ser el asfalto impreso u otras que tengan mayor durabilidad. Jordi Martínez recuerda que la calle Sant Nicolau está soportando un elevado volumen de tráfico, puesto que al habitual hay que sumar aquel que utiliza esta calle debido al corte del puente Fernando Reig.

Recuerda que los adoquines se utilizan mayoritariamente en calles sin tráfico rodado o reducido, mientras que en el caso de Alcoy soporta un paso importante de vehículos y además muchos son pesados. Una de las cuestiones que también apunta el edil es el hecho de que diferentes normativas urbanísticas vetan algunas actuaciones en el casco histórico y una de ellas se refiere a que para el casco antiguo de Alcoy fija adoquines, por lo que deberían solicitarse diferentes permisos para poder cambiar un material por otro. Recordar que en Sant Llorenç sí se eliminaron.

Junto a ello, el concejal de Obras y Servicios explica que también está previsto intervenir en aquellos imbornales de fundición que fueron colocados hace años y que se han roto, en buena medida por el paso de vehículos pesados.

El nostre ciutat