Actualizado:
29 mayo 2017
10:54
Dany Vilaplana

Tópicos

| 12-04-2017 | facebook twitter

El Alcoyano sigue atascado lejos del Collao, no termina de arrancar y es para preocuparse. No es que la clasificación para el play-off de ascenso dependa de lo que hagan los de Toni Seligrat en los dos partidos que le quedan al equipo fuera de casa, porque con asegurar los encuentros de casa tendrá el subcampeonato garantizado, pero todo suma y las sensaciones como visitante no infunden demasiada confianza sobre todo pensando en lo que espera en el play-off. Queda el partido de dentro de dos semanas en el Rico Pérez, que puede ser un magnífico test para simular lo que le pueden ser las eliminatorias de ascenso, igual que el último partido de liga en casa del At. Baleares.

Está visto que duelos como el del domingo, en un polideportivo de una gran ciudad, con apenas 200 espectadores y sobre césped artificial, no le van a este equipo. Al menos, se cortó la sangría de puntos y tras dos derrotas consecutivas como visitante, los blanquiazules no se vinieron de vacío y cazaron un punto. Toni Seligrat asegura que esta empanada como equipo forastero no es una cuestión psicológica, sino de hacer las cosas bien. El de Torrent perdió más tiempo el viernes, en su última comparecencia pública antes del partido contra el Ebro, en darle coba al cuadro maño, ensalzando que eran el equipo menos goleado del grupo en casa, que lo que tardó Ángel, un chavalín de 20 años que ha estado cerca de perderse por los campos de la Preferente valenciana, en desmontar todos los tópicos futbolísticos imaginables sobre lo complicado que es jugar en un escenario de las dimensiones y de superficie sintética como el del Ebro. En dos minutos había puesto patas arriba un partido que caminaba entre el sopor y la indolencia de los dos equipos. El Ebro marcó pero porque cantó por soleares Marc Martínez, de lo contrario aquello hubiera terminado 0-0 y todos tan panchos. Pero siete días antes, Ángel hizo lo mismo, desatascó un partido plano y aburrido y el Alcoyano le acabó haciendo tres al peor Espanyol B en mucho tiempo.

Lo fácil en el fútbol es tirar de tópicos y que el aficionado se crea que enfrente está el Madrid o el Barça por lo que pueda pasar después, lo difícil es jugársela y dar la oportunidad a quien se lo merece.

El nostre ciutat