Actualizado:
21 septiembre 2017
20:01

Un ballet licenciado en Entradas

Virginia Bolufer lleva 27 años poniendo sus coreografías a disposición de diferentes cargos en el primer día de la Trilogía
Actualidad | 17-04-2017 | facebook yahoo twitter

Los ballets que darán vida a los boatos de la Alfercía Cristiana y la Capitanía Mora de este año, tienen nombre propio, y es el de Virginia Bolufer, que tras 27 años sorprendiéndonos con sus ballets en Festes, lo volverá a hacer en las Entradas de 2017, con un total de 60 alumnas repartidas entre los dos cargos, que nos transportarán al corazón del baile medieval.

Durante la mañana, alrededor de 40 alumnas del ballet de Virginia Bolufer acompañarán con sus bailes al Alférez Cristiano, Gabriel Barrachina, a través de las calles del centro de Alcoy. Para este cargo, protagonizado por la Filà Navarros, Virgina ha preparado dos ballets siguiendo la línea temática del boato de Gabriel, que está dividido en tres partes. Las bailarinas aparecerán en la parte ambientada en la Navarra campesina, y en la mágica.

Sobre la preparación de este ballet, Virginia ha querido destacar que “Gabriel te transmite toda la ilusión que él tiene por el cargo. Mi hija yo, viajamos a Navarra para inspirarnos y documentarnos, y todo era tal y como Gabriel nos lo había descrito. Llevamos ensayando este ballet desde octubre”.

Tras deslumbrar al público por la mañana, 20 chicas de Virginia se encargarán de entrar a la Plaça d’Espanya con el Capità Moro, este año a cargo de los Chanos, que tras quedar más que satisfechos con los servicios que les prestó Virginia el año pasado, han decidido repetir con su ballet. Sobre esta escenificación, la bailarina ha querido reservarse el factor sorpresa, pero nos ha adelantado que “representará el final de una historia que empezamos a contar el pasado año”.

Con respecto al vestuario de ambos ballets, Bolufer ha querido destacar que “ambos gozarán de trajes muy originales”, y ha querido resaltar el trabajo de las personas que lo han llevado a cabo, que han sido la modista MªJosé Gabaldón, que se ha encargado de la confección de los trajes; y María Bolufer, hermana de Virginia, encargada también del diseño y a la que la bailarina afirma estár “muy agradecida por todo el trabajo que ha hecho y toda la ayuda que me ha prestado”.

En definitiva, la experiencia nos asegura disfrutar de los sorprendentes Ballets de Virginia en los que asegura que “hemos trabajado muchísimo”, trabajo que ha querido dedicarle íntegramente a su madre, la cual, el día de las Entradas, hará un año que ha fallecido.

Finalmente, la bailarina ha querido agradecer “la confianza que han depositado en nosotras las Filaes, ya que nos han dado completa libertad para decidir y actuar en todo momento; y el trabajo, esfuerzo y sacrificio tanto de las bailarinas como de sus familias, que ha hecho esto posible”.

El nostre ciutat