Actualizado:
22 septiembre 2017
12:19

Una plaga amenaza los cultivos de la comarca

La xylella fastidiosa es una bacteria que proviene de América y que puede provocar graves destrozos en el arbolado
Comarca | 27-08-2017 | facebook yahoo twitter

La coordinación, el trabajo organizado y la prevención son los elementos claves para evitar que se extienda la llamada xylella fastidiosa. Ferran Gregori explicó que la subespecie detectada en Guadalest afecta a los almendros pero no a los olivos. El técnico de la Unió de Llauradors fue claro y dijo que “los productos químicos no resultan efectivos, en estos momentos. No hay ningún remedio contra la xylella, no hay manera de combatirla”.

La presencia de la bacteria daña gravemente el arbolado, genera un estrés hídrico y puede provocar la muerte. Vive en el xilema de las plantas y los árboles. Afecta a muchos, como almendros, cítricos, olivos, viñas, plantas ornamentales y también a arbustos como la ‘murta’ o la aulaga Los insectos vectores que se alimentan de la savia transmiten la bacteria. Son grandes y tienen un gran tubo como las chicharras. “Esto nos facilita más el control que si fueran pequeños como los purgones. Si vigilamos los insectos vectores, la plaga se queda controlada”. Pero, como comentaba Ferran Gregori, el principal vector es el ser humano. Hay que tomar medidas y actitudes preventivas para evitar que se extienda.

Preocupación

La presencia de la xylella fastidiosa en una zona muy próxima a nuestras comarcas ha levantado mucha preocupación entre los agricultores. La asistencia en el auditorio de Benilloba fue masiva para conocer de primera mano la situación. El técnico de la Unió de Llauradors, Ferran Gregori, señaló que esta área no figura entre las zonas de alto riesgo porque la bacteria crece a partir de los 25 grados y las bajas temperaturas limitan su diseminación.

Aun así, algunos pueblos del Comtat figuran en la llamada zona de contención que ha establecido la Conselleria de Agricultura. Son los términos que se encuentran en 10 kilómetros de los focos detectados. Famorca, Fageca y Quatretondeta están en el área demarcada. 15 poblaciones conforman la lista de esta zona ‘tampón’, que puede variar si salieran otros focos, entre ellas Confrides, Vall de Laguart o Sella.

A favor de la erradicación

El foco detectado en Europa proviene de una planta contaminada procedente de Costa Rica. En el debate que se ha generado hay que decidir entre erradicación o contención, el técnico de la Unión de Llauradors se muestra a favor de la erradicación de la plaga, siempre que la zona infectada no sea muy extensa. También añade que “el interés común tiene que privar en estos casos sobre el particular”.

En Guadalest se han eliminado todos los árboles que había en un radio de 100 metros. En esta ocasión los han triturado. En el foco no se podrá volver a plantar hasta que, tras seis años, no salga en los análisis ningún caso en los árboles cercanos. Esto puede significar a efectos prácticos casi 20 años de no poder utilizar la zona infectada de nuevo para el uso agrícola.

En Italia y en las Baleares la plaga no está controlada. Ferran Gregori comentaba que en lugares como Brasil, han podido reducir la xylella fastidiosa en cítricos después de un periodo muy crítico y ahora sólo afecta a un tres por ciento del arbolado. La colaboración y la organización es vital para evitar su extensión. La conselleria ha habilitado un teléfono de atención sobre la xylella (900532000) y un correo (xylella@gva.es) para atender cualquier aviso o consulta.

El técnico de la Unión de Llauradors i Ramaders volverá a nuestras comarcas para hablar de esta grave amenaza el día 6 de septiembre en Muro.

El nostre ciutat