Actualizado:
25 septiembre 2017
18:15

Víctor Ullate: velada memorable

El público agotó un día antes las localidades
Cultura | 21-03-2017 | facebook yahoo twitter

Momentos antes de iniciarse la representación, la Asociación de Amigos de la Música y el Ayuntamiento de Alcoy ofrecieron un cálido y sincero homenaje a Víctor Ullate con motivo de su 70 Aniversario. El homenaje fue un sencillo y breve acto que consistió en la lectura con fondo musical de unos versos en castellano de Joan Valls que datan de 1959, y el obsequio al ilustre bailarín y coreógrafo aragonés de un retrato al carbón de él mismo realizado exprofesamente para la ocasión por el pintor salmantino residente en Alcoy Carlos Merchán. Víctor Ullate, que ya había vivido unas intensas jornadas en nuestra ciudad desde el viernes, dedicó emocionado unas palabras al público, en donde todo fueron alabanzas hacia Alcoy y agradecimiento a todos los profesionales que integran su compañía, especialmente a Eduardo Lao, director artístico.

Diez minutos de aplausos

Casi diez minutos ininterrumpidos de aplausos corroboran el sensacional éxito que el pasado domingo volvió a obtener en Alcoy Víctor Ullate y su compañía. Con organización de la AAMA y la colaboración del Ayuntamiento, el Víctor Ullate Ballet ofreció su celebrado montaje ‘El Amor Brujo’, basado en la obra del mismo título de Manuel de Falla, a la que se han añadido una espléndida música de Luis Delgado y unos rompedores efectos musicales del grupo de ‘dark ambience’ ‘In Slaugther Natives’. Se escuchó ‘El Amor Brujo’ completo, entremezclado en perfecta simbiosis con estas músicas y las Canciones Populares de Falla con la voz de la magnífica cantaora Carmen Linares. El público que agotó un día antes las localidades, se mantuvo atento y cómplice ante un bellísimo espectáculo en donde todo se traduce en armonía y expresividad corporal.

El sello que identifica a Víctor Ullate, coreógrafo, y Eduardo Lao, director artístico, se mantuvo durante toda la función inmaculado. El Víctor Ullate Ballet posee un cuerpo de baile de inigualable nivel técnico y artístico, donde los solistas alcanzan cimas absolutamente magistrales. A ello hay que añadir un innovador y atractivo vestuario de María Araujo y una iluminación de extraordinaria riqueza plástica debida a Paco Azorín, además de unos impactantes efectos de video creados por Miguel Lizarraga que nos transportaron a mundos fantásticos que traspasan lo inimaginable y nos hacen vivir con intensa emoción la historia de la muchacha gitana cuyo amor se ve atormentado por su descreído antiguo amante. Una gozada absoluta en una noche memorable.

El nostre ciutat